Seleccionar página

Técnica Cráneo Sacral

 

Dentro de los métodos en los que el cuerpo cumple un rol “participativo”, en lugar de ser sometido a tratamientos invasivos, se destaca la Terapia Cráneo-Sacral.

Esta terapia (TCS), que consiste en aplicar una leve presión con las manos, pone en funcionamiento los procesos naturales de curación del cuerpo.

Durante 30 años ha demostrado ser eficaz en una amplia gama de trastornos clínicos vinculados con el dolor y a diversos cuadros clínicos. Es un tratamiento de elección única, y puede combinarse con otras técnicas tradicionales o complementarias.

¿En que puede ayudar?

Esta metodología, ha demostrado aliviar, tanto en niños como en adultos, una amplia gama de trastornos como:

  • Disfunciones congénitas
  • Trastornos de la succión y respiración en bebes
  • Lesiones del sistema nervioso central, medulares y pares craneales
  • Dolores craneofaciales y migrañas
  • Fatiga y Estrés
  • Incoordinación motora
  • Dolores crónicos de cuello y espalda
  • Escoliosis, discopatías, hernia de disco
  • Bruxismo y disfunciones de la articulación témporo-mandibular (ATM)
  • Trastornos de aprendizaje
  • Estrés post-traumático y emocional
  • Autismo y trastornos de la conducta

Se recomienda como tratamiento preventivo ya que mejora el sistema inmunológico y aporta mayor energía, calidad de sueño y equilibrio físico y mental.

N

¡ UNA GRAN RESPUESTA CON SOLO UN LEVE CONTACTO !

¿Como funciona la terapia cráneo sacra?

Con un leve contacto un terapeuta entrenado puede percibir las pulsaciones del sistema Cráneo-Sacral trasmitido a todo el cuerpo a través del Sistema Fascial, constituido por Tejido conectivo. Adoptando este tipo de abordaje, el método resulta muy seguro y eficaz.